2016 cierra con 3.702.974 parados, más pobres y con menor protección por desempleo

UGT valora el descenso del desempleo en este mes de diciembre, pero las cifras no pueden dar lugar a ningún tipo de triunfalismo ya que se cierra el año con 3.702.974 parados, con una cada vez menor protección por desempleo, más temporalidad, precariedad y más parcialidad involuntaria

 

170104 paro enero 2017 dic 2016 UGTLos datos de paro registrado en diciembre publicados esta mañana por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) revelan un descenso intermensual de 86.849 personas con respecto a noviembre (-2,29%). En términos interanuales, la reducción es del 9,54%, es decir, 390.534 parados registrados menos que en el mes de diciembre de 2015. En términos desestacionalizados la reducción mensual ha sido de 49.243 personas.

UGT alerta sobre el carácter estacional del descenso del desempleo este mes (por la campaña navideña y la evolución del sector servicios) y sobre la elevada temporalidad de muestro mercado de trabajo, que contiene un problema de fondo, la precarización de la contratación.

El balance de este año 2016 muestra el daño irreparable sufrido por el mercado de trabajo en términos de extensión del desempleo (aún 3,7 millones de desempleados registrados), de desprotección de las personas (sólo un 55,7% cuenta con cobertura) y de precarización de las condiciones laborales (en diciembre sólo 4 de cada 100 contratos que se firmaron fueron indefinidos a tiempo completo). Como consecuencia de ello, se siguen acrecentando las desigualdades económicas y sociales, dando lugar a un descenso de la renta y a un incremento en los niveles de riesgo de pobreza y exclusión social.

En el nuevo contexto económico y político que se presenta para 2017, UGT quiere negociar, en el marco del diálogo social, un plan de choque para el empleo, la recuperación del contrato relevo y establecer un puente hacia la jubilación para los parados mayores de 55 años. Y será necesario reorientar, en este mismo marco, las políticas económicas con medidas expansivas que impulsen la demanda, al tiempo que se cambia el enfoque hacia la redistribución de la renta. Es imprescindible apostar por los factores que permiten a una economía crecer a medio y largo plazo, en innovación, formación y conocimiento, y que generen empleos de calidad, reduciendo las desigualdades y la pobreza.

En términos de empleo, la protección social debe garantizarse, reforzando las prestaciones por desempleo junto a políticas activas de empleo, desde el ámbito público. Asimismo, es preciso reponer los derechos de los trabajadores y trabajadoras y derogar en su totalidad la reforma laboral, que sólo ha conseguido degradar las condiciones laborales.