Imprimir

ESCANDALO, ES UN…


EL VIII CONVENIO COLECTIVO ESTABLECE LA JUBILACION OBLIGATORIA A LOS 65 AÑOS PARA TODOS LOS TRABAJADORES/AS DE IBERDROLA, SIN EMBARGO, CUANDO ALGUNO DE LOS FIRMANTES LLEGA A ESA EDAD, SE QUEDA EN ACTIVO

La reforma laboral del 2012 prohibió la jubilación obligatoria a los 65 años manteniendo tal aspecto en los convenios que lo recogían expresamente hasta la finalización de su vigencia. Así ocurrió en Iberdrola, la jubilación obligatoria se mantuvo durante el V CCIG hasta la finalización de su vigencia en 2014, y a partir de 2015 los trabajadores/as que cumplían 65 años pudieron prolongar voluntariamente su vida laboral todo lo que deseaban.

Escandalo1A principios de 2019, una nueva reforma normativa permitía a las Empresas volver a implantar las cláusulas de jubilación a los 65 años, e Iberdrola, corrió a introducir de nuevo la jubilación obligatoria en el Convenio, convocando para ello de manera extraordinaria la Comisión Negociadora.

En aquel momento, toda la representación social se mostró de acuerdo con volver a incluir la cláusula de jubilación a los 65 años. Para UGT la jubilación obligatoria a los 65 años -si se tienen los periodos máximos de cotización- es una buena noticia y en tales circunstancias, si pudiera darse la jubilación antes, por nuestra parte mejor.

Se planteaba eso sí, una cuestión: los trabajadores/as que habían decidido prolongar su vida laboral durante el tiempo en el que la Ley lo permitía (2015-jun 2019), y que ahora se veían abocados a la salida forzosa al encontrarse en activo y con más de 65 años. Para esos casos, desde UGT pedimos -sin éxito- un periodo transitorio Escandalo0del año fiscal o al menos 6 meses. La Empresa se negó y marcó la salida de estos trabajadores/as a los pocos días de celebrarse la reunión de la Comisión Negociadora -en muchos casos mediante Burofax- con unas pocas excepciones, muy justificadas, a los que se les permitió retrasar unos meses su salida.

En el pasado convenio, firmado por el 51% de la Representación Sindical en la Mesa Negociadora, se mantuvo la jubilación forzosa a los 65 años “salvo pacto personal en contra”. Es decir: como norma general, la jubilación a los 65 años es obligatoria y se suele dar de baja al empleado de forma automática (el mismo día que cumple los 65 años recibiendo un SMS de la Seguridad Social), pero, RR.HH se guarda la potestad de “pactar individualmente” que algunos trabajadores/as puedan prolongar su vida laboral.

Al parecer, los responsables de los Sindicatos firmantes en Iberdrola, son beneficiarios de este pacto individual, y pueden prolongar su vida laboral. 

Es una situación surrealista, que sin duda llenará de indignación a los trabajadores jubilados que en su día con más de 65 años tuvieron que salir de un día para otro, o a los que cuando lleguen a esa edad se les obligue a jubilar en contra de su voluntad. Curiosamente, decían en comunicados de 2019 -y es verdad- que la jubilación forzosa promueve la “renovación de las plantillas”.

Escandalo3

A UGT le parece escandaloso que responsables sindicales en Iberdrola firmen una cosa para todos los trabajadores/as y, a los pocos meses, acuerden y apliquen lo contrario para sí mismos, manteniéndose en una situación de excepcionalidad y privilegio con respecto del resto de la Plantilla.

Escandalo2

Desde UGT creemos que existe una actuación poco ética, amparada por los RR.HH. de Iberdrola, y que pudiéramos calificar como mínimo de conflicto de intereses. Responsables sindicales toman acuerdos de mucho calado y a los pocos meses se les aplica una condición de beneficio individual mediante un pacto personal.

Desde UGT pensamos que incluso se ha podido incumplir la Ley de Transparencia a la que, como organizaciones sindicales, estamos sometidas.

¿Cuáles serán los intereses?

¿Cómo se puede justificar esta actuación con un representante sindical?

 Telegram2