“PRUDENCIA”


APLICANDO UN DOBLE RASERO, SE MANTIENE DE FORMA OBLIGATORIA EL USO DE LAS MASCARILLAS

Como consecuencia de la publicación de la Orden 1362/2021, de 21 de octubre en el BOCM el pasado viernes 22 por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, por la que se modifica la Orden 1244/2021, de 1 de octubre y en la que se establecen las Medidas Preventivas para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19, UGT ha solicitado que el uso de las mascarillas deje de ser obligatorio y pase a ser recomendable en los centros de trabajo de Iberdrola de la Comunidad de Madrid, siempre y cuando se cumplan las condiciones detalladas en la citada publicación.

En dicha orden, se modifica el anterior punto 2 del apartado octavo, el cual queda redactado de la siguiente forma:

La obligación del uso de mascarilla no será exigible en los siguientes casos:

c) En los centros de trabajo cuando los trabajadores permanezcan sentados en su puesto de trabajo o  siempre que se pueda garantizar la distancia de seguridad interpersonal de, al menos, 1,5 metros con otros trabajadores y/o usuarios de las instalaciones.

Prudencia1RRHH, el Servicio Médico y el resto de la Comisión, invocando con buen criterio a la prudencia, ha decidido desestimar nuestra petición y no quitar la obligatoriedad del uso de las mascarillas en los Centros de Trabajo de la Comunidad de Madrid.

En UGT siempre hemos sido proactivos en la petición de medidas preventivas, haciendo valer que el Principio de Prudencia era y es la base sobre la que tienen que girar todas las actuaciones llevadas a cabo para protegernos en una situación de Pandemia como la que estamos viviendo, incluso solicitando medidas por encima de las Leyes, pero curiosamente en cuestiones en las que UGT, con buen criterio ha pedido prudencia, casi nunca han sido admitidas por esta Comisión.


Así ha ocurrido cuando, por ejemplo, pedíamos prudencia en una de las últimas reuniones de la Comisión de Seguimiento en lo relativo a los contactos estrechos (con la pauta de vacunación completa) de un positivo. La legislación dice que pueden venir a trabajar con las medidas preventivas adecuadas, pero, por nuestra parte, el principio de Prudencia nos dice que sería más seguro para todos que esos compañeros/as pasasen su periodo de cuarentena trabajando desde su domicilio


Esta petición lanzada desde UGT fue desestimada por la Comisión de Seguimiento de la COVID-19, basándose en que la ley permitía que viniesen a trabajar de forma presencial y no veían ningún riesgo en que “posibles positivos” compartieran espacio con otros trabajadores/as.


Esa misma Prudencia, también la solicitamos cuando se nos hizo volver al 100% de la Plantilla al trabajo de forma presencial en el mes de julio de 2020. En este caso no se veía ningún problema en llenar los centros de trabajo de gente, alegando además que el teletrabajo era una recomendación en la lucha contra la Pandemia, no una obligación, cuando otras empresas similares a la nuestra seguían manteniendo la Prudencia y dejaban a sus trabajadores/as teletrabajando, y en la solicitud de los purificadores de aire para los Servicios Médicos, y en la instalación de luz ultravioleta en el aire acondicionado, y en los apartamentos y en …


En la misma línea, nos llama la atención que uno de los argumentos utilizados para no retirar las mascarillas de los centros de trabajo sea la “efectividad que tuvieron el pasado año para minimizar la incidencia de la gripe”. En UGT estamos totalmente de acuerdo en que el uso de mascarillas ha podido influir en que la incidencia del virus de la gripe fuera casi testimonial, como no puede ser de otro modo.

Prudencia2Pero, y una vez más, utilizando el principio de Prudencia, a lo que le damos un porcentaje casi total de efectividad para evitar la trasmisión de la gripe o cualquier tipo de enfermedad transmisible, es que el trabajador/a se recupere en su domicilio y no se vea “obligado a venir medicado” a trabajar porque se le penaliza económicamente (recordar que desde la firma del VIII Convenio se penaliza doblemente).

Por parte de UGT pedimos, como llevamos haciendo desde el comienzo de la Pandemia, que se extremen las medidas preventivas, que seamos prudentes y animamos al uso de las mascarillas dentro de los Centros de Trabajo pese a que, como ocurre en la Comunidad de Madrid, ya existan excepciones a su uso, no pudiendo seguir siendo una obligación, sino solo una recomendación.

Estamos viendo como gracias a la vacunación y al descenso de contagios poco a poco vamos volviendo a la normalidad en nuestro día a día rebajando las medidas restrictivas, pero si tuviéramos la desgracia de que las nuevas variantes de la COVID-19 o cualquier otra variable nos pudiera afectar, MANTENER LA PRUDENCIA por encima de otros aspectos como principio de lucha contra esta Pandemia debiera ser lo lógico, por ello, UGT lo seguirá haciendo y estamos convencidos de que los demás miembros de la Comisión también lo harán. 

 Telegram2