Imprimir

Ahora toca mejorar la calidad del empleo

La EPA refleja que la recuperación despega, pero puede desinflarse si no se acometen ya cambios en el mercado laboral

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) reflejan la caída del desempleo en el segundo trimestre de 2021 (en 110.100 personas, un 3,01% menos, respecto al trimestre anterior) y una mejora de la ocupación en 464.900 personas, un 2,42% más, como consecuencia de la reapertura de las actividades económicas por el fin del estado de alarma y la mejora de la situación sanitaria, vinculada al éxito del proceso de vacunación. Asimismo, obedecen al efecto estacional derivado del comienzo de la temporada de verano.

Ahora toca asentar la recuperación económica bajo los parámetros de la igualdad y la justicia social. Por eso, hay que derogar ya las reformas laborales y apostar por políticas que incentiven la calidad del empleo, porque no podemos seguir asentándonos en un mercado de trabajo volátil, precario y parcial.

Asimismo, se deben mejorar las rentas de los trabajadores y trabajadoras, especialmente los que menos ganan. En este sentido, UGT considera que la subida del SMI este año es imprescindible para relanzar el empleo, mejorar su calidad e impulsar el crecimiento económico. 

También es preciso mejorar el escudo social, empezando por la protección por desempleo. Es necesaria una reforma en profundidad de las políticas activas para reducir, de una vez por todas, el elevado porcentaje de personas paradas de larga y muy larga duración. Y es que 49 de cada 100 personas desempleadas lleva más de un año buscando empleo y 26 más de dos.

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), publicados hoy por el INE, muestran una evolución positiva en términos de ocupación y desempleo, reflejo de la mejora de la situación sanitaria y la reapertura de las actividades económicas que ha tenido lugar durante este segundo trimestre de 2021 con motivo del fin del Estado de Alarma.  

Al buen contexto sanitario se le une el efecto estacional derivado del comienzo de la temporada de verano, que ha llevado a una caída del desempleo y de la tasa de paro con respecto al trimestre anterior. En términos anuales, también han mejorado ambas variables, resultado de las medidas de confinamiento aún mantenidas para el mismo periodo de 2020. En cuanto al empleo, en este trimestre ha aumentado la ocupación para todos los niveles poblaciones, cerca de alcanzar cifras récord no registradas desde el segundo trimestre de 2018. En esta línea, cae el número de ocupados que no ha trabajado en la semana de referencia, esto es, las personas que se encuentran en ERTE o paro parcial de la empresa; situándose en 207.100 personas, una cifra aún muy elevada a pesar de suponer 210.800 personas menos que el trimestre anterior. 

Si nos fijamos en las características del empleo creado, tenemos que éste es predominantemente temporal y precario; como muestra que los asalariados con contrato temporal se hayan incrementado un 7,96% en este trimestre, frente al 0.8% de asalariados indefinidos. Además, la situación es aún más grave si tenemos en cuenta que más de la mitad de los trabajadores a tiempo parcial lo son únicamente por no haber podido encontrar trabajo a tiempo completo. En este sentido, para UGT, es estrictamente urgente acabar con la reforma laboral que actualmente sigue permitiendo dar rienda suelta a la temporalidad y parcialidad involuntarias en la contratación laboral, implementando nuevos mecanismos que aseguren estabilidad y seguridad a las personas en sus puestos de trabajo. 
Igualmente, la buena evolución en materia laboral contrasta con la situación de los desempleados de larga y muy larga duración (más de 1.735.000 de personas llevan más de un año en situación de desempleo y más de 937.000 más de dos); lo que da cuenta de la inefectividad de nuestras actuales Políticas Activas de Empleo y de la importancia de emprender profundos cambios en su funcionamiento. Para ello, sin embargo, es imprescindible dotar a los Servicios Públicos de Empleo de los recursos humanos y materiales necesarios, mermados tras años y años de recortes. 

En cualquier caso, UGT considera inadmisible que el Gobierno siga llamando a un cambio en el modelo económico mientras continúa perpetuando la pobreza y la desigualdad entre los y las trabajadoras. Aumentar el SMI, que a día de hoy sigue congelado, o reformar el sistema fiscal, son cuestiones que siguen pendientes y que no pueden seguir demorándose en el tiempo. Si de verdad se quiere avanzar hacia un modelo justo y equitativo, que proteja a los más vulnerables, hay reformas que deben ser llevadas a cabo cuanto antes. Para ello, además, están los fondos europeos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia; cuyo buen uso es fundamental para asegurar que esta transición efectivamente se realice bajo parámetros de justicia social. 
La EPA, en datos

Según la Encuesta de Población Activa (EPA), en el segundo trimestre de 2021 el desempleo se ha reducido en 110.100 personas (un -3,01%), hasta situarse en un total de 3.543.800 desempleados. Por su parte, la tasa de paro se sitúa en el 15,26%, 0,72 y 0,06 puntos porcentuales por debajo del primer trimestre y del año anterior, respectivamente.  

En cuanto a la ocupación: 

En términos de desempleo, destacamos: