El paro del mes de septiembre descendió en todas las actividades productivas

El desempleo en la agricultura descendió un -8,1% (13.067 personas paradas menos); en la industria un -2,5% (6.668 menos); y en la construcción un -4,5% (12.309 menos). Para UGT, el empleo estable debe ser la base para consolidar la recuperación

Los datos de paro registrado del mes de septiembre, publicados hoy por el Servicio Público de Empleo, señalan un descenso mensual del 2,3% del número de personas desempleadas (76.113 menos que en agosto). Es la mayor caída en un mes de septiembre, rompiendo el comportamiento alcista que normalmente se registra en este mes y encadenando siete meses consecutivos de bajadas, algo que no ocurría desde el año 2000. 

La cifra total de personas registradas como paradas a final de mes se sitúa en 3.257.802, lo que supone 518.683 menos que en septiembre de 2020 (-13,7%), cuando aún se mantenían las restricciones a la actividad económica producto de la pandemia. Este descenso del paro se ha dado en todos los sectores, correspondiéndose un -2,7% y un -2% a hombres y mujeres, respectivamente. 

Por sectores, el paro registrado en septiembre desciende en todas las actividades productivas. Cae el desempleo en la agricultura (13.067 menos; un -8,1%), en la industria (6.668 menos; un -2,5%), en la construcción (12.309 menos; un -4,5%) y en los servicios (39312 menos; un -1,7%). Además, en el colectivo sin empleo anterior se observa un descenso del desempleo (4.766 personas desempleadas menos, un - 1,7%). En el año se reduce el paro en todos los sectores.


211004 Datos paro septiembrePor sexo, el número de hombres registrados como desempleados ha descendido respecto al mes anterior en 36.136 (un 2,7% menos), mientras el paro femenino ha disminuido en 39.977 desempleadas (un 2% menos). Se presenta una desigualdad en términos anuales al obse
rvarse que el desempleo masculino ha disminuido un 16,9% (269.128 parados menos), en mayor proporción que el femenino (-11,4%, 249.555 mujeres registradas menos). El 59,3% de las personas en desempleo son mujeres. 

Al mismo tiempo, la afiliación a la Seguridad Social se incrementa en el mes: 57.387 personas afiliadas más en septiembre respecto a agosto, un 0,3%, aumentando hasta los 19.531.111 afiliados (de media en el mes). También la variación mensual desestacionalizada muestra 82.184 afiliados más. 

Por otro lado, las personas en ERTE caen al mínimo desde que comenzara la pandemia, registrando 239.230 a finales de septiembre y reduciéndose en 32.960 personas respecto a agosto. En consecuencia, el número de beneficiarios de prestaciones se reduce un 32,8% respecto al mismo mes de 2020, situándose en 1.977.033 personas en septiembre, y la tasa de cobertura (correspondiente en este caso al mes de agosto) se sitúa en el 62,9%, 19,4 puntos menos que en el año anterior. 

VALORACIÓN 

Los últimos datos del paro reflejan la necesidad de consolidar la mejoría en la actividad y el empleo, fruto del aumento de la población vacunada y la atenuación del número de contagios por la COVID-19. Ante ello, UGT ha pedido al Gobierno que actúe de forma urgente, pensando en las personas trabajadoras, reflejando que la salida de la crisis, efectivamente, se asentará sobre bases más equilibradas y justas tanto económica como socialmente. No hay que olvidar que, si queremos conseguir un crecimiento económico inclusivo y sostenible, a largo plazo, éste debe basarse ineludiblemente en la generación de empleo de calidad; y ello exige la derogación de una vez por todas de la reforma laboral de 2012.

UGT considera necesario que los nuevos Presupuestos Generales del Estado, que se encuentran en plena negociación, incluyan una mejora en la dotación de recursos del Servicio Público de Empleo, mermados tras años y años de recortes, y contar con un impulso decidido a las Políticas Activas de Empleo, necesarias para acabar con las altas cifras de paro, especialmente de larga duración, y con la precariedad que, de manera estructural, reinan en nuestro mercado laboral. 

Igualmente, los fondos europeos Next Generation EU deben ser implementados, cuanto ante, de manera eficiente y transparente para impulsar proyectos que beneficien al conjunto de la población, incentivando la necesaria transformación del tejido productivo hacia un modelo que permita generar empleo de calidad, con salarios dignos y contratos estables, a la vez que luchar contra los retos tecnológicos y medioambientales a los que nos enfrentamos como sociedad.