Es imprescindible impulsar una recuperación justa, equitativa y eficiente

El grupo L20, del que UGT forma parte, traslada a los gobiernos de la cumbre del G20 la necesidad de impulsar una recuperación económica y social digna, eficiente y proyectada a la nueva economía digital y medioambientalmente justa

El grupo L20, integrado por organizaciones que representa los intereses de las personas trabajadoras ante el G20 (entre las que se encuentra la Unión General de Trabajadoras y Trabajadoras), llama a los gobiernos a intensificar la acción coordinada para lograr una recuperación y un crecimiento equitativo con empleos de calidad, y a dar soluciones tangibles en cuestiones climáticas, de digitalización y el nuevo programa fiscal mundial. 

Así lo ha resuelto el grupo durante sus reuniones del 27 y 28 de octubre, previa a la celebración de la cumbre del G20 en Roma, donde ha reclamado también la necesidad de actuar de manera seria y creíble en la gestión de datos y algoritmos para poner fin a la concentración de los mercados en la economía digital, que resulta perjudicial para los presupuestos públicos, las personas consumidoras y trabajadoras, así como para las empresas más pequeñas (que, en el caso de España, representan el gran monto del tejido industrial de nuestro país).

En este sentido, el G20 también tiene que apostar de manera indiscutible por una mejor financiación del sector público y porque este sector esté dotado de personal suficiente. Se pide también apoyar una exención del acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (conocidos como ADPIC) para que se pueda garantizar el acceso universal y la distribución equitativa de vacunas, tratamientos y pruebas mediante un mayor apoyo financiero a la iniciativa COVAX, reconocer el SARS-COV-2 como un riesgo laboral y la COVID-19 como enfermedad profesional, protección social universal y un Fondo Mundial para la Protección Social.

La Covid ha agravado los problemas económicos y sociales a nivel mundial

Para el L20, la pandemia causada por el COVID-19 ha evidenciado aún los problemas de la economía mundial y los enormes defectos en los que se ha basado ésta desde que los dogmas liberales se extendiesen e hicieran fuertes como únicos válidos, impulsando la desregulación, la privatización o reformas laborales como la que el Partido Popular impusiese en España en 2012. Así pues, a los problemas existentes, la pandemia ha sumado aún más, paralizando la recuperación económica mundial. Apenas el 2% de la población de muchos países en desarrollo está vacunada. Los países en desarrollo serán 12 billones de dólares más pobres de aquí a 2025; y, si se siguen sin suministrar las vacunas, se perderán unos ingresos adicionales por valor de 1,5 billones de dólares.

Desde el comienzo de la crisis, el mundo ha perdido el equivalente a 255 millones de puestos de trabajo a tiempo completo, y otros 130 millones de empleos siguen peligrando. Por todo ello, el L20 ha elaborado una serie de recomendaciones políticas para que el G20 comprometa a impulsar una recuperación justa basada en la inversión en el empleo: trabajos respetuosos con el medioambiente, transición justa, vigilancia de derechos en las cadenas mundiales de suministro y en todas las formas de trabajo, así como igualdad en la participación de las mujeres y economías inclusivas. 


► Recomendaciones del L20 a los gobiernos de la Cumbre del G20