Es momento de aumentar salarios y acometer reformas pendientes

Septiembre debe ser el mes en el que se alcance un acuerdo para subir el SMI

Los datos de empleo registrados en los meses recientes, muestran la evolución positiva del mercado laboral.

El crecimiento del empleo debe ir en sintonía con mejoras salariales que redunden en el incremento de la demanda y posibiliten el crecimiento económico y la recuperación.

Es el momento idóneo para realizar las reformas que necesita el mercado laboral y el modelo productivo español en general.

Si no se aprovecha la oportunidad que ofrecen los Fondos Europeos, los trabajadores serán una vez más, los más perjudicados por la crisis.

El Servicio Público de Empleo ha publicado hoy los datos de paro registrado correspondientes al mes de agosto, donde se ha observado un notable descenso de las personas en desempleo (82.583 personas menos que en julio). Esta es la mayor caída del paro en un mes de agosto de toda la serie histórica.  

A finales de agosto se encontraban registradas como paradas 3.333.915 personas, lo que implica un descenso del 2,42% respecto a julio, mientras que si comparamos este dato con el de hace un año, se puede apreciar una caída de 468.899 parados, un 12,33% menos que en agosto de 2020.

En lo que respecta a la afiliación a la Seguridad Social, en términos de afiliados medios se reduce en este mes, concretamente en 118.004 afiliados. Mientras que la afiliación en términos desestacionalizados continúa en positivo y suma 76.541 afiliados más. En este caso, se trata del cuarto mes consecutivo creando empleo en términos desestacionalizados. En términos anuales, supone un incremento de 681.348 afiliados medios, un 3,63% más que hace un año. 

Por otro lado, a finales de agosto se encontraban registradas en ERTE 272.898 personas, situándose en el mínimo desde que comenzó la pandemia. Esto significa que el mes pasado se produjo un descenso de 20.243 personas bajo este instrumento respecto a julio. Para UGT es fundamental que continúe disminuyendo el número de personas en ERTE para que puedan retomar su actividad todos los trabajadores que se han visto en estas circunstancias.

El número de beneficiarios de prestaciones en julio fue de 1.977.597, lo que supone un descenso del 39,0% respecto al mismo mes de 2020. Como sucedió en los meses anteriores, la intensa reducción de los ERTE ahora se explica teniendo en cuenta el notable incremento de estos instrumentos hace un año, de forma que en julio de 2020 aún permanecían muchas personas protegidas por este mecanismo, elevando así el número de total de beneficiarios de prestaciones.

La contratación en agosto ha disminuido un 23,43% mensual y ha aumentado un 25,83% en términos anuales. Se observa un descenso mensual al ser el último mes de la temporada alta de verano, mientras que, respecto a hace un año, aumenta debido a que entonces la reapertura todavía no se había producido y, por lo tanto, la contratación no se había recuperado.

En cuanto a la calidad de estos contratos, el porcentaje de contratos indefinidos sobre el total que se registraron en agosto fue de un 8,45%. No obstante, del total de contratos indefinidos firmados en este mes, el 71,79% fue a tiempo completo y el 28,21% a tiempo parcial. En términos generales, sólo 5 de cada 100 contratos que se registraron eran indefinidos a tiempo completo. Además, el 83,85% del total de contratos firmados eran bajo la modalidad de obra y servicio y eventuales por circunstancias de producción.

Un nuevo avance en la recuperación

La Unión General de Trabajadoras y Trabajadores considera que, en conjunto, los datos de empleo del período estival han supuesto un nuevo avance de la recuperación del mercado laboral, que deja como resultado un nuevo descenso histórico del paro en agosto, sobre todo teniendo en cuenta las circunstancias propias de la temporada de verano, y de la afiliación de la Seguridad Social, si se atiende a los datos desestacionalizados.

No obstante, es importante que la tendencia persista. La recuperación económica y el avance en la remodelación del mercado laboral y del modelo productivo pasa por profundas reformas y por lograr una consistencia en el empleo con una tasa de paro muy inferior de lo que es actualmente, un 15,26% según la EPA del segundo trimestre de 2021.   

En este sentido, los fondos Next Generation EU, que han comenzado a llegar a España, suponen una oportunidad para que el país pueda salir de la crisis con más fuerza. Ello requiere de un interés notable por hacer cambios en ámbitos medioambientales y que mejoren el bienestar futuro. Por ello, también se debe exigir que la financiación se vincule con empleo de calidad.

Es imprescindible acometer reformas

Así mismo, es fundamental que el crecimiento del empleo se haga en sintonía con mejoras salariales, que redunden en el incremento de la demanda y, en consecuencia, en el crecimiento económico. Para ello, es ineludible que aumente el SMI. Sobre todo, cuando los datos publicados hoy, así como los datos de empleo registrados en los meses recientes, muestran la evolución positiva del mercado laboral. Septiembre debe ser el mes en el que se alcance un acuerdo para subir el SMI.

Otro factor de estos cambios nace del propio Servicio Público de Empleo, que tendrá que emplear las políticas activas de empleo como herramienta fundamental para continuar impulsando el empleo de calidad. Para esto es indispensable que haya más recursos y fondos a su disposición.

En definitiva, el empleo está reaccionando mejor de lo esperado a la paulatina recuperación de la actividad y esto propicia que sea el momento idóneo para realizar las reformas que necesita el mercado laboral y el modelo productivo español en general. Si no se aprovecha esta oportunidad, los trabajadores serán los más perjudicados de la crisis, como ya sucedió antaño, y no se cumplirá con los objetivos que el mismo Gobierno ha declarado.

Más datos de interés