La jornada laboral de 32 horas semanales, imprescindible para aumentar los derechos de las personas

UGT ha celebrado una jornada en la que reclama la necesidad de impulsar las 32 horas semanales en todas las empresas, con el fin de contribuir a implementar el Pilar Social Europeo, incrementar el crecimiento de la economía, favorecer la igualdad y mejorar las condiciones y los derechos laborales y sociales de las personas

Una jornada en la que el Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, ha señalado que, “desde la primera revolución industrial, las empresas han multiplicado casi por 100 su capacidad de producir, mientras que la jornada laboral se ha ido manteniendo”.

Por ello, ha señalado que, “en estos momentos, en plena era digital, es imprescindible abordar el problema de la jornada de trabajo, desde la perspectiva del reparto del tiempo de trabajo, con el fin de reducir la jornada laboral para que todos y todas podamos trabajar”. 

En este sentido, la propuesta de UGT sobre la jornada laboral de 32 horas semanales “va en esta dirección. También para tener más tiempo para formarnos. Hoy necesitamos más tiempo para la formación, y también como un instrumento de reparto de la riqueza y de poder mantener el sistema productivo. Si continuamos manteniendo las jornadas actuales de trabajo y continuamos aumentando la productividad de las empresas, el sistema llegará a colapsarse”.

Además, Pepe Álvarez ha considerado que esta medida debe realizarse en el entorno europeo, que “los jóvenes deben ser los grandes protagonistas del cambio laboral que viene con la digitalización”, y que favorecerá también la igualdad. “Más tiempo libre contribuirá a mejorar la corresponsabilidad entre hombres y mujeres”.  

Una medida que debe impulsar Europa y que no debe revertir en una disminución de los salarios

La jornada ha sido inaugurada por el Vicesecretario General de Política Sindical de UGT, Mariano Hoya, que ha considerado “fundamental abordar la mejora del trabajo y de aspectos nucleares que redundan en la calidad del mismo, como lo es la jornada. Es necesaria una jornada laboral de 32 horas que contribuirá, facilitará y hará más eficaz la implementación del Pilar Social Europeo”.

En este sentido, ha afirmado que “la redistribución del empleo existente y el desarrollo de un nuevo modelo productivo y laboral más justo, eficiente y sostenible, se presenta como una solución en plena revolución por la digitalización de la economía. En UGT estamos convencidos de que la reducción de jornada debe jugar un papel relevante en la creación de empleo a medio y largo plazo. Europa tiene que buscar formas para vencer los retos que se plantean para el futuro del trabajo. Es allí donde se debe buscar una mejor forma de organizar socialmente el trabajo, con el factor de redistribución que conlleva la jornada de 32 horas semanales”. 

Para Mariano Hoya, la necesaria reducción de jornada debe hacerse sin reducir los salarios. “Los sueldos han de mantenerse, aunque se reduzca la jornada, porque las personas trabajadoras van a producir lo mismo en menos tiempo”. Además, “revertirá en el más empleo para las mujeres y en una disminución de la brecha salarial y, con ello, de la brecha en las pensiones”. 

El Diálogo Social y la Negociación Colectiva deben implementar esta medida en las empresas

Tras la apertura, ha tenido lugar una conferencia política de debate que ha sido moderada por la Secretaria de Políticas Europeas de UGT, Mari Carmen Barrera, que ha recordado que “tienen que ser el Diálogo Social y la Negociación Colectiva las que adapten la jornada de 32 horas a los diferentes sectores y las diversas realidades de las empresas. Queremos progreso, mejora y bienestar para todos los trabajadores y trabajadoras y eso lo tenemos que conseguir entre todos”.

Para Barrera, la propuesta de UGT “cumple y da seguimiento efectivo a la Carta Social Europea y a los Objetivos de Desarrollo Sostenible para la Agenda 2030. No hemos avanzado en la misma medida en reducción de jornada en relación al aumento de la productividad de las empresas. En el siglo XXI, a nivel general, no se ha rebajado el límite fijado de las 40 horas semanales, y esto hay que resolverlo, más aún tras la llegada de la transformación digital”.

Una digitalización a la que se tienen que adaptar nuestras empresas. “El porcentaje de empresas con muy alto nivel de digitalización solo es del 2,37%. Estamos por debajo de países como Alemania o Portugal incluso. El Gobierno tiene que establecer una serie de incentivos a las empresas para paliar las diferencias de productividad que existe entre las mismas”.

Además, esta medida “no puede conllevar una bajada de salarios ni un aumento de las horas extras en las empresas, puesto que ahora mismo ya hay un 47% de horas extras que no son retribuidas en nuestro país. Si no hubiera horas extras, España produciría 180.000 puestos de trabajo adicionales”. 

https://www.youtube.com/watch?v=GtYxfGFr6fw