La reforma de pensiones cambia el rumbo de la política europea recuperando derechos

Mª Carmen Barrera analiza el presente y el futuro de las pensiones en la jornada “El diálogo social desde una perspectiva europea y otros desafíos de la era post-Covid 19”

La secretaria de Políticas Europeas de UGT, Mª Carmen Barrera, ha intervenido hoy en la jornada “El diálogo social desde una perspectiva europea y otros desafíos de la era post-Covid 19”, organizada por UGT Catalunya donde ha participado en la mesa “El futuro de las pensiones, las pensiones del futuro”.

En su intervención, Mª Carmen Barrera ha analizado el contexto europeo y ha recordado que las recomendaciones procedentes de Europa para modernizar los sistemas de pensiones iban en la dirección de “retrasar la edad de jubilación ajustándola al aumento de la esperanza de vida, reducir el abandono temprano del mercado de trabajo o fomentar los ahorros complementarios para la jubilación. En definitiva, apoyando medidas que permitieran a las personas trabajar durante más tiempo, de hecho, unos veinticuatro países han retrasado o están en vías de retrasar la edad de jubilación”

Barrera ha señalado que "en 2016, la tasa de empleo de los trabajadores de entre cincuenta y cinco y sesenta y cuatro años osciló entre el 36,6% de Grecia y el 75,5% en Suecia, siendo la media de la UE del 55,3%. Además, ha resaltado, menos del 40% de los trabajadores de edad avanzada tienen empleo en Grecia, Croacia, Luxemburgo y Eslovenia.En cuanto a la tasa de empleo de las mujeres entre cincuenta y cinco y sesenta y cuatro años va del 26,4% en Malta a un 73,5% en Suecia, siendo la media europea del 48,9%, casi 5 puntos inferior a la general. Datos que apuntan a que ningún estado de la UE tiene un mercado de trabajo preparado para trabajadores de más de cincuenta y cinco años" .

Costes en cifras

La secretaria de Políticas Europeas ha subrayado que “los costes de las pensiones constituyen el 11,3% del PIB de la UE, con una variación que va del 6,9% en los Países Bajos al 16,2% en Grecia”, que “entre 2013 y 2040 se prevé un aumento del gasto público en pensiones de 0,4 puntos porcentuales, hasta el 11,7% del PIB que después, descendería al 11% en 2060” y que "según la Ficha temática del Semestre Europeo sobre Adecuación y Sostenibilidad de las pensiones, en Estonia, Grecia, España, Italia, Portugal y Suecia, los descensos oscilarían entre el 2 y el 0,7 puntos porcentuales del PIB. Las principales razones de este descenso son la ratio de cobertura, la tasa de empleo y la ratio de prestaciones”, ha afirmado, “el descenso previsto por el Semestre Europeo coincidiendo con la jubilación de la generación del babyboom sólo se puede explicar si se aplicara la reforma del PP”.

Sobre las pensiones complementarias, Mª Carmen Barrera ha resaltado que “en la mayoría de los Estados miembros tiene un papel marginal y pocos países –Dinamarca, Países Bajos, Finlandia y Suecia - tienen una cobertura de pensión de empleo superior al 80%. Algunos países como Bélgica y Alemania tienen coberturas superiores al 50% y Reino Unido e Irlanda tienen una cobertura limitada pero creciente, con más del 30%”.

Además, ha manifestado, “la suscripción de planes de pensiones individuales está relativamente generalizada sólo en algunos países – más del 60% en Chequia y más del 30% en Alemania y Suecia-, pero en la mayoría de países su uso es moderado y está muy fragmentado, de hecho, en muchos países su presencia es tan baja que no tienen importancia para la media de sustitución de los ingresos”.

Contexto del Acuerdo en España

En este contexto europeo, Mª Carmen Barrera ha destacado el esfuerzo y la lucha de los sindicatos que culminó en el acuerdo del 1 de julio de 2021 para garantizar el poder adquisitivo de las pensiones firmado por el Gobierno y los Agentes Sociales casi cinco años después de que UGT iniciara una campaña contra los recortes en las pensiones establecidos por la reforma del Partido Popular en la que analizó en profundidad esta reforma, explicó a la ciudadanía sus consecuencias, se movilizó contra ella y, por supuesto, presento propuestas alternativas.

Barrera ha recordado que “se han dado grandes pasos porque finalmente se va a derogar la reforma del PP y, con el acuerdo alcanzado, la orientación de las reformas es mucho más progresista y realista, la Seguridad Social está en la senda del equilibrio financiero, las pensiones están aseguradas. En el horizonte hay, por tanto, mejores pensiones para muchos más pensionistas, mejor financiadas y más aseguradas”.

Avances del Acuerdo de Pensiones

La secretaria de Políticas Europeas ha manifestado que el acuerdo ha logrado, entre otras cosas, “mejorar las pensiones anticipadas voluntarias a través de la rebaja de sus coeficientes reductores, y las pensiones anticipadas involuntarias, además, las pensiones más elevadas –que cotizan por encima de la pensión máxima- elevarán sus coeficientes reductores pero nunca se verán recortadas puesto que siempre será mayor la subida de la pensión máxima que la de esos coeficientes-“.

“Habrá un nuevo sistema para adelantar la edad de jubilación en las actividades penosas, tóxicas, peligrosas o que produzcan grandes desgastes físicos en las personas, aumentaran las compensaciones para los que prorroguen la fecha de su jubilación, y se establecerá un nuevo sistema de cotización por ingresos reales y de mejora de la protección social en el régimen especial de autónomos. Además, que el acuerdo contempla la derogación de los recortes de la reforma de 2013 y la garantía de equilibrio financiero del sistema a través de las transferencias del estado a la Seguridad Social”.

“Se crea la Agencia Estatal de la Seguridad Social, se acuerda la equiparación de las pensiones de viudedad para parejas de hecho, la claúsula de salvaguarda de las pensiones establecida en 2011 recupera su carácter indefinido y se establece la cotización obligatoria de los becarios”.

Un modelo más justo

Mª Carmen Barrera ha recordado que a lo largo de los últimos años se ha producido una tremenda ofensiva dirigida a promover el cambio del sistema de pensiones, primero con los recortes de 2013, después, con la aparición del Fondo de Reserva, haciendo creer a la ciudadanía de que no podrían cobrar las pensiones e intentando hacer desaparecer nuestro sistema público de reparto y sustituirlo por otro con pensiones más bajas y recortadas con la introducción del factor de las pensiones privadas.

Por lo que “este acuerdo es, en definitiva, una apuesta por un modelo de país y un modelo de sociedad más social, más justo y más equitativo” ha finalizado.