"Las pensiones están absolutamente garantizadas para 2050 y para 2100"

Cristina Estévez aboga por mejorar los ingresos del sistema, mejorando el empleo y la productividad y actuar sobre las causas por las que la gente se jubila antes de tiempo contra su voluntad

La Secretaria de Política Institucional y Políticas Territoriales de UGT, Cristina Estévez, ha aclarado que, pese a las campañas y falsedades cuestionando el futuro del sistema público de pensiones, promocionadas por aquellos que quieren hacer negocio con ellas, “las pensiones están absolutamente garantizadas para 2050 y 2100 y que serán mejores”, pero para ello hay que reforzar la sostenibilidad del sistema actuando sobre los ingresos. Porque el problema no es de gastos, sino de ingresos. En este sentido, ha recordado que se han cargado gastos impropios al sistema de pensiones, que deben costearse por otras vías, como los PGE, tal y como se ha acordado en el marco del diálogo social.

Estévez que ha hecho estas declaraciones durante su intervención en la mesa redonda sobre: “¿Cómo serán las pensiones que tendremos en 2050”, en el marco de la jornada sobre el futuro del envejecimiento, ha enunciado algunas medidas para garantizar los ingresos del sistema y mejorar las pensiones, entre ellas: actuar sobre el retraso de la edad efectiva de jubilación y las causas por las que la gente se jubila antes de tiempo contra su voluntad, sufriendo fuertes recortes en sus pensiones. “Hoy la edad media de salida involuntaria del mercado laboral es de unos 62 años: por cada año que se eleve se recortará el gasto en pensiones hasta un punto del PIB y aumentarán también los ingresos para pagar esas pensiones”.

Por otra parte, hay que aumentar el PIB, con medidas para mejorar el empleo y la productividad, lo que a su vez repercutirá en mejores salarios y más ingresos por cotizaciones. Esto permitirá mejorar las pensiones.  

Estévez ha recordado que se está negociando un Mecanismo de Equidad Intergeneracional para garantizar la solidaridad entre generaciones y ha defendido destinar el porcentaje necesario de nuestra riqueza en función del número de pensionistas, de tal forma que, si la generación que se jubila es más grande, como la baby boom, el gasto en pensiones debe aumentar; pues también ha aportado más al progreso del país y al nivel de vida de las siguientes generaciones.  

Ha criticado la reforma de pensiones de 2013 del Gobierno del PP.  Una reforma que de llevarse a cabo habría provocado, a su vez, una caída progresiva de la riqueza y el empleo en España, tal y como reconoce en un informe el experto en pensiones, José Antonio Herce. Por tanto, la ratio coste-beneficio de destinar una parte importante de nuestra riqueza a alimentar el sistema público de pensiones es positiva.

Asimismo, la Secretaria de Política Institucional y Políticas Territoriales ha defendido que se cotice por los ingresos reales (RETA y destopes).