UGT exige un Plan de Choque contra la accidentalidad mortal más ambicioso

En los 10 primeros meses, murieron 588 personas, aumentando los accidentes in itinere un 15,1%

UGT resalta que en los 10 primeros meses del año se han producido 945.334 accidentes de trabajo, y que 588 fueron mortales, según el avance de datos facilitados por el Ministerio de Trabajo y Economía Social.  Aunque murieron 7 personas menos respecto al mismo periodo del año anterior (un 1,2% menos) la cifra sigue siendo inadmisible y terrible.
 

Del total de accidentes mortales, 481 personas fallecieron durante la jornada de trabajo, 21 menos que en el mismo periodo de 2020, y 107 fallecimientos fueron in itinere, lo que supone un incremento del 15,1%.  La primera causa de los fallecimientos, durante la jornada, volvieron a ser los infartos y derrames cerebrales, con 187, seguida de los accidentes de tráfico con 77 muertes, 10 más que hasta octubre de 2020 (+14,9%).  Para UGT es preocupante el incremento de las muertes por accidentes laboral de tráfico durante la jornada y advierte que esto no solo se debe al aumento del tráfico, sino que influyen otros factores de riesgo como una excesiva carga de trabajo de repartidores o mensajeros; los plazos ajustados de entrega; o incluso la falta de condiciones adecuadas de muchos vehículos.

Por otra parte, se registraron tan solo 9.696 accidentes de trabajo debidos a la Covid, 19, de los que 6 han sido mortales y 17 graves. Ante esta infradeclaración de los accidentes causados por la Covid 19, el sindicato insta a que todos aquellos contagios que se han producido como consecuencia del trabajo se declaren como contingencia profesional. 

Por otra parte, UGT considera que el Plan de Choque contra la accidentabilidad mortal, presentado la semana pasada por el Ministerio de Trabajo, es poco ambicioso, porque no aborda las muertes en el trabajo por las patologías no traumáticas, ni dota a la Inspección de Trabajo de los recursos adecuados para ejecutarlo.

En este sentido, considera que este Plan debe ser integral y abordar las causas de los accidentes mortales, entre ellas, la enorme incidencia de los riesgos psicosociales entre la población trabajadora. No hay que olvidar que la primera causa de muerte se debe a infartos y derrames cerebrales que se derivan en muchos casos de estos riesgos. 

Asimismo, estima que es indispensable reforzar la Inspección de Trabajo, alcanzándose la ratio recomendada por la OIT de 1 inspector por cada 10.000 trabajadores. Esto permitiría luchar contra los incumplimientos en materia preventiva por parte de algunas empresas.

Otros datos:

• De los 945.334 accidentes, 472.962 han causado baja laboral (un 19,1% más que en el mismo periodo de 2020) y 472.372 no han causado baja (un 10% más)

• 385.053 accidentes con baja se registraron entre trabajadores asalariados (lo que supone un aumento del 7,6%) y 26.659 entre trabajadores por cuenta propia (+14,7%)

• Los hombres han sufrido la mayor parte de los accidentes de trabaja con baja (298.320, un 16,1% más), lo que supone un 72%. 

• Fallecieron 454 hombres y 27 mujeres.

• Los sobreesfuerzos sobre el sistema musculo esquelético son la primera causa de accidentes con baja durante la jornada con 130.631 casos.

• La incidencia de los accidentes de trabajo en jornada laboral aumenta en un 14,6%.

• 245 accidentes mortales se produjeron en el sector servicios (un 10,4% más), 101 en construcción (sin variación respecto al año anterior), 90 en industria (-12,6%) y 45 en el sector agrario (-40,8%)