UGT FICA critica la dramática situación que vive el sector industrial electrointensivo

La Federación reclama medidas urgentes en política energética para evitar la deslocalización de producción en sectores básicos de nuestra industria

La Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT evidencia la dramática situación que vive el sector electrointensivo en nuestro país como consecuencia del elevado precio de la energía. Desde UGT FICA venimos reclamando desde hace años a las Administraciones Publicas (gobierno central, CC.AA. y Unión Europea) la necesidad de garantizar la competitividad del sector industrial electrointensivo con medidas concretas, a corto y largo plazo, que aseguren un coste energético equiparable al del resto países zona UE.

UGT FICA recuerda que las empresas hiperelectrointensivas representan sectores industriales claves para nuestro país (metalurgia, siderurgia, químico, cementeras, gases industriales), cuya característica principal es el elevado porcentaje energético que conlleva su proceso productivo (entre el 20 y 50% del coste de producción). Paralelamente, la gran industria española pagaba en septiembre la energía más cara de Europa (102,55 euros por Mw/h), más del doble de lo que paga Francia (43,83 €), y Alemania, 69,19€, lo que supone que los grupos industriales del sector deslocalizan producción, con el consiguiente riesgo de cierre de capacidades productivas y pérdida de empleo.

La competitividad de las empresas electrointensivas españolas se está viendo lastrada día a día por este diferencial con el resto de países de nuestro entorno, mientas las perspectivas del mercado para el próximo año auguran una media de 140 euros/MWh. Es por ello que la gran industria en España, tecnológicamente muy competitiva y con trabajadores altamente cualificados, atraviesa un momento crítico que se traduce en serias dudas sobre su viabilidad futura, y sobre las inversiones para el proceso de descarbonización planteadas para el futuro en sectores industriales estratégicos.

211008 empresas electrointensivas

Ante esta situación, desde UGT FICA instamos a la Unión Europea y a las distintas administraciones públicas españolas a adoptar medidas urgentes a todos los niveles para encauzar el rumbo de la competitividad hacia un escenario duradero que sea compatible con el objetivo a largo plazo de lograr la neutralidad climática acompañada de una transición justa.

Desde la Federación reclamamos unan vez más medidas dirigidas a garantizar la actividad industrial del sector electrointensivo, y asegurar, al mismo tiempo, el mantenimiento del empleo y de las condiciones laborales de los 100.000 trabajadores directos y los 200.000 indirectos del sector. Para ello garantizar una industria electrointensiva competitiva y medioambientalmente responsable es condición indispensable que se revise urgentemente el mercado eléctrico.

Desde UGT FICA reiteramos a los responsables políticos la necesidad de tomar medidas concretas y de forma inmediata en el mercado energético para:

  1. Modificar el sistema de marcación de precios.

  2. Recuperar el sistema de demanda interrumpibilidad.

  3. Mejorar del Estatuto Empresas Electrointensivo, ya que no incidió en aspectos claves que significan una reducción real en el precio final (peajes).

  4. Fomentar la contratación a largo plazo (PPAs) con líneas de crédito públicas concretas que garanticen el acceso a la contratación a largo plazo.

  5. Compensaciones indirectas al CO2.

Los próximos Presupuestos Generales del Estado deben incluir la máxima partida que permita Bruselas.

Cada día que pasa es un día más que perdemos en la carrera por conseguir que los responsables de las administraciones públicas adopten medidas tangibles tanto en materia de política industrial como en materia energética para garantizar una transición energética justa que aborde compensaciones a nuestra industria electrointensiva supeditadas a compromisos reales por parte de las empresas que aseguren el mantenimiento del empleo y de las condiciones laborales de los trabajadores.

De no actuar con urgencia, el futuro laboral de los trabajadores de los sectores industriales estratégicos se va a ver amenazado por anuncios de ceses de actividad, deslocalizaciones de producciones fuera de nuestro país y aplicación de ERTES y de EREs, algunos de los cuales ya se están produciendo.