UGT, portavoz de las demandas de las personas

El secretario General de UGT, Pepe Álvarez, expone durante el I Comité Confederal del sindicato el informe de situación y el plan de trabajo de UGT-Confederal para los próximos meses

Durante su intervención, ha afirmado que “UGT ha sido, es y seguirá siendo el portavoz de las demandas de las personas trabajadoras de este país. Debemos seguir fortaleciéndonos para continuar ayudando a resolver los problemas de la ciudadanía y ser la referencia para la clase trabajadora”.

Unos problemas que vienen de la crisis económica de 2008 y se han acentuado durante la pandemia del coronavirus, pero que, “tras tener casi al 80% de la población vacunada totalmente, hay que visualizar ya una salida que nos permita reconstruirnos y crecer”. 

En este sentido, ha considerado que los fondos de reconstrucción de la Unión Europea (UE) deben “ayudarnos a cambiar y hacer mejor el sistema productivo de nuestro país. Sin embargo, el Gobierno no está contando con las organizaciones sindicales a la hora de elaborar e implementar estos planes en las comunidades autónomas, a pesar de que se comprometió a ello”. Por ello, ha reclamado un mayor consenso en esta materia y que el Ejecutivo trabaje para preservar los puestos de trabajo. “Algunas empresas han adelantado los planes de reestructuración que tenían a 10 años vista y esto no debe significar la pérdida de empleo para las personas. Sería  difícil entender que los 72.000 millones de euros que llegan para reconstruir la economía después del covid vayan a la destrucción de empleo, en lugar de a reconstruirlo”.

Si hoy se habla de un SMI de 1.000 euros es gracias a UGT

Durante su intervención, Pepe Álvarez ha expuesto los grandes acuerdos a los que ha llegado el sindicato con las organizaciones empresariales y el Gobierno en los últimos meses, y las líneas a desarrollar. Acuerdos como el del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), “clave para el crecimiento del poder adquisitivo de las personas. Si hoy es posible que estemos hablando de los 1.000 euros de SMI es gracias al trabajo de UGT”, ha señalado.

“El año pasado, el incremento del SMI afectó a entre 1,5 y 2 millones de trabajadoras y trabajadores. Cuando consigamos que se sitúe en los 1.000 euros, beneficiará a 3 o 4 millones de empleados y empleadas”, ha manifestado. “Pero la patronal tiene que cumplir. Firmamos el anterior AENC, que suscribía que el 1 de enero de 2021 teníamos que tener 1.000 euros de salario mínimo de convenio. Pero la patronal no cumple. Tenemos un sistema de negociación colectiva que está colapsado debido a la reforma laboral del gobierno del PP. Por eso, el SMI se ha convertido en un instrumento fundamental para la subida de los salarios de los trabajadores y trabajadoras. La patronal debe sentarse a negociar el nuevo AENC y generar un aumento salarial acorde a los beneficios que tienen las empresas”. 

Además, se ha logrado el compromiso de aumentar el salario mínimo hasta llegar en 2023 al 60% del salario medio en España. “La subida de 2021, por sí sola, no la hubiéramos firmado. 15 euros no cubren ni de lejos las necesidades para mantener el poder adquisitivo de los trabajadores. La inflación está en el 4%, y con esa inflación hay que mirar a los salarios para mantener el nivel de vida. Ante una situación de inflación descontrolada que afecta en mayor medida a las clases populares, necesitamos que haya una reactivación de la negociación colectiva y el Gobierno piense en un SMI que refleje esta situación. Por eso, de aquí en adelante, tenemos que ser una gota malaya y decirle que suba el SMI a 1.000 euros”. 

La derogación de las reformas laborales traerá mejores empleo y mayor salud laboral

Otra de las negociaciones pendientes es la derogación de la reforma laboral. “Con otra norma, este desastre de los salarios no se produciría. Vamos a conseguir la derogación de las reformas laborales. Hay que ir a un proceso de cambio en la contratación y en el despido. Esta situación permanente de precariedad, temporalidad, ilegalidad en la contratación…tiene que acabar. No nos sirve un acuerdo que no garantice que en los próximos seis meses no se rebaje la temporalidad en nuestro país. Mientras a un empresario le salga más barato pagar una multa de contratar irregularmente que lo que le cuesta contratar legalmente a ese trabajador, no podemos estar tranquilos. Además, tiene que haber un cambio importante en los despidos. Vamos a recuperar la causalidad en los despidos y restaurar los 45 días por año en esta materia, que derogó el PP. El sistema actual de despidos colectivos es insoportable, hay que restaurar el principio de la autorización administrativa previa”. 

Una reforma laboral que ha aumentado la precariedad y, por ende, la siniestralidad laboral. “La precariedad mata. Los accidentes de trabajo en España son un cáncer. Si consiguiéramos más derechos, avanzaríamos en la bajada de los accidentes. Y si fortalecemos también la representación sindical en las empresas lucharemos contra los accidentes de trabajo. Ha llegado la hora de plantear un cambio en referencia a la ley de prevención de riesgos laborales, con el impulso a los delegados de prevención en las empresas”. 

Un sistema fiscal más justo y un Pacto de Estado por la industria

Para Pepe Álvarez, la política fiscal y la industria deben ser claves en el nuevo modelo de país que necesitamos. “O damos un giro a la actual situación de fiscalidad, y conseguimos un sistema fiscal más justo y equitativo y aumentamos la recaudación, o será imposible hacer frente a los retos de futuro. Es un despropósito plantear que los nuevos retos pasan por reducir impuestos e introducir los fondos de reconstrucción para suplir esos recursos. España tiene que seguir en la senda de tener un sistema impositivo que haga frente a las necesidades del Estado. Hay que invertir en servicios públicos para invertir en derechos para la ciudadanía. Hay que subir los impuestos”. 

Además, ha considerado “imprescindible un Pacto de Estado por la industria desde una perspectiva verde y territorial para dar respuesta a la España vaciada, que incluya acuerdos en materia de energía e I+D+i y transición energética. El Estado no tenía que haberse retirado del mercado eléctrico. Ha sido un gravísimo error y es necesario que recupere su presencia en la producción de energía de nuestro país. Alemania tiene su empresa pública eléctrica, Italia y Francia también. Nosotros la podemos recuperar y construir una empresa pública de producción de energía que beneficie a todos”. 

Poner en valor la Ley Rider, un ejemplo en Europa, y luchar contra el cambio climático

Para el secretario General de UGT, “hay que centrar muchos de nuestros esfuerzos en el cambio del modelo económico con la llegada de la digitalización y las nuevas tecnologías. La Ley Rider, consensuada con los agentes sociales, es una referencia dentro de la UE. La necesidad de regular los algoritmos, que van mucho más allá de las plataformas digitales, constituye un nuevo reto en la defensa de los trabajadores y trabajadoras”. 

Y también el cambio climático. “Necesitamos impulsar políticas verdes en nuestro país, políticas contra el cambio climático y a favor de la transición justa. Es una necesidad para nuestra sociedad”, ha afirmado. 

Europa debe tener más peso en la política internacional

En relación al área internacional, Pepe Álvarez ha señalado los grandes cambios que se avecinan. “Podríamos pensar que la globalización ha caído con la pandemia, pero no es cierto, sigue ahí. Los efectos de la entrada de China en el panorama internacional, la salida de Gran Bretaña de la UE, la elección de Biden como presidente de EEUU, el peso de Rusia en esta nueva situación o la salida de las tropas americanas de Afganistán muestran un panorama internacional cambiante”. 

Ante esta realidad, ha reclamado la necesidad de que “Europa tenga un mayor peso en el mundo. Los europeos tenemos una situación de debilidad clara y manifiesta. Europa continúa sin tener el peso que le corresponde, sin ser capaz de situarse en este panorama internacional. Nuestros valores de libertad y bienestar deben preservarse en esta recolocación internacional. Las expectativas tras las elecciones alemanas son positivas. Europa puede recuperar peso, las políticas sociales se pueden abrir camino”. 

Declaración del Comité Confederal

El I Comité Confederal de UGT, celebrado del 28 al 29 de septiembre en Madrid, ha aprobado una Declaración en la que aboga, entre otras cuestiones, por la construcción de un sistema de relaciones laborales equilibrado, revirtiendo la situación actual de predominio empresarial fruto de la reforma del 2012. Para ello, reclama la derogación de las reformas laborales y el restablecimiento del orden en la negociación colectiva.

Además, el fortalecimiento de los derechos de los trabajadores y trabajadoras es un reto insoslayable para esta organización. Por ello, se hace imprescindible, a través de las actuales mesas de negociación o de aquellas que deban constituirse, el impulso al empleo decente y con derechos, acabando con los niveles de temporalidad, precariedad o siniestralidad laboral que existen en la actualidad. En este sentido, llama a CEOE a sentarse y negociar y ser consciente de la necesidad de la mejora de las condiciones de las personas trabajadoras. Su cerrazón al negarse al diálogo, solo nos llevará a una situación de enfrentamiento. Medidas como el crecimiento salarial en la negociación colectiva, es un instrumento imprescindible para poner freno a la desigualdad.

Para el Comité Confederal, el impulso de políticas sociales y de lucha contra la pobreza y la desigualdad es también imprescindible, todo ello, desde la plena consciencia de la necesidad de frenar el cambio climático y efectuar una política sostenible y de recuperación total de nuestro entorno, con el conocimiento de que son los más desfavorecidos los primeros que sufren la actual situación de crisis climática.


► Declaración completa del I Comité Confederal de UGT

Noticias relacionadas

► UGT reclama medidas de apoyo especiales para la isla de La Palma

► Comienza el I Comité Confederal de UGT tras el 43 Congreso