UGT reclama que se habiliten ERTE para las personas trabajadoras afectadas por la catástrofe de La Palma

Pepe Álvarez anuncia en el canal 24 horas de RTVE que el sindicato pedirá esta medida en la reunión de esta tarde con el Gobierno y anuncia movilizaciones si no se llega a un acuerdo tripartito para derogar las reformas laborales y aumentar el SMI


El secretario General de UGT, Pepe Álvarez, ha anunciado esta propuesta durante su entrevista en el programa “Diario 24 horas” de RTVE, donde ha señalado que estos ERTE “deben incluir un paquete de medidas urgentes para los autónomos, los pequeños agricultores de la zona y las empresas afectadas por la erupción volcánica en La Palma. Me gustaría que las promesas, en relación a esta catástrofe, se hagan realidad.

Si introducimos los ERTE por fuerza mayor debido a esta situación, empezaremos un camino de reconstrucción de la zona por buen pie. En este sentido, además de la declaración de la zona como catastrófica, UGT pedirá la aplicación de ayudas directas e indirectas, también en el campo de la Seguridad Social, a todo el tejido productivo de la Isla".

Además, en relación a la reunión para la prórroga de los ERTE, ha manifestado la necesidad de que “no se introduzcan elementos nuevos porque se deben aprobar ya, a mucho tardar, el martes que viene. Las personas que están en un ERTE de fuerza mayor por la pandemia van a seguir teniendo la garantía de que en los 6 meses posteriores a su desaparición no serán despedidas. También queremos garantizar a los fijos discontinuos que puedan renovar su condición, y se les cubra el desempleo durante estos meses para que el año que viene puedan seguir trabajando de fijos discontinuos”. 

Si no hay reforma laboral y subida del SMI, habrá movilizaciones

Durante su entrevista, el secretario General de UGT ha valorado la propuesta que lleva hoy el grupo parlamentario de Unidas Podemos al Congreso sobre la reforma laboral, una propuesta que “con los titulares que hemos podido leer, suena bien. En cualquier caso, hay una mesa abierta que es la que tiene que acordar esta reforma, con el objetivo de tener un texto listo antes de finales de septiembre”. 

Una norma que “debe preservar la negociación colectiva, y elementos tan importantes como la ultractividad de los convenios o el aumento de los salarios. Es fundamental derogar aquellos aspectos que impiden que haya una negociación colectiva fluida en nuestro país. La contratación y la precariedad son un cáncer para nuestra economía y para las familias. Hay que tomar medidas contundentes, como que si se contrata a un trabajador de manera irregular el contrato sea nulo y no se le pueda despedir en dos años”.

Además, ha considerado que “debemos negociar también la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), más allá de los 15 euros para este año que ha marcado el Gobierno. Queremos llegar en 2023 al 60% del salario medio. La CEOE está frenando todo. Ni quieren subir los salarios en convenio ni el SMI. Queremos una negociación colectiva que nos permita una situación de equilibrio para mejorar los salarios”. 

Por todo ello, ha anunciado que “nos vemos haciendo movilizaciones contundentes si no se aprueba la reforma laboral y si el Gobierno no cumple con el SMI situándolo en 1.000 euros el 1 de enero en 2022. Creemos que el Ejecutivo cumplirá en relación a la reforma laboral, porque el presidente ya se ha comprometido a ello. La patronal tiene que saber que esto no da para más que para llegar a acuerdos y desacuerdos. No vamos a estirar la negociación de manera indefinida, porque no tiene sentido”. 

Teletrabajo y semana laboral de 32 horas

Preguntado por la regulación del teletrabajo tras las vacaciones, Pepe Álvarez ha afirmado la necesidad de “entrar en una fase de una cierta normalización. Lo razonable es que mantengamos el teletrabajo para aquellas actividades que lo requieran. Hay que acelerar la regulación del teletrabajo en los convenios para entrar en fase de normalización y ampliar el teletrabajo en algunas empresas. Esta modalidad ha venido para quedarse, pero su implantación no será de hoy para mañana”. 

Al igual que la semana laboral de 32 horas, “cuyo motor de implantación somos la Unión General de Trabajadoras y Trabajadores. Mantener el empleo sin reducir la jornada, con la llegada de la digitalización, es muy difícil. Se está produciendo más con menos personas, y lo razonable es que se trabaje menos horas”.

En este sentido, ha considerado “importante que se pongan en marcha experiencias piloto, pero es central llegar a implantar esta jornada, que llegará antes de los 3 años. En Alemania, en las próximas elecciones, ganarán los socialdemócratas, y en su programa electoral está la implantación de la jornada laboral semanal de 32 horas, por lo que se va a extender por todos los países en un plazo breve de tiempo”.