UGT reclama un Plan de Choque contra la siniestralidad laboral que acabe con esta lacra social

El sindicato destaca el aumento de los accidentes laborales con baja (un 20,7% más que hasta agosto de 2020) y el enorme incremento de los accidentes de tráfico mortales ocurridos durante la jornada laboral (un 20%), fruto de la mala regulación del trabajo en sectores como, por ejemplo, las plataformas digitales de reparto

La Unión General de Trabajadoras y Trabajadores denuncia que 467 personas han fallecido hasta agosto como consecuencia de su actividad laboral, un 0,8% menos que en el mismo periodo de 2020. Así lo indica el avance de los datos de accidentes de trabajo facilitados por el Ministerio de Trabajo y Economía Social hasta el mes de agosto, que reflejan un total de 730.524 accidentes de trabajo, de los que 364.937 accidentes laborales han causado la baja laboral del trabajador (aumentando este dato en un 20,7%) y 365.587 no han producido incapacidad temporal (experimentando un aumento del 10,5%).
 

Además de destacar el notable aumento de los accidentes de trabajo con baja, UGT quiere hacer mención especial a las muertes por accidentes de tráfico ocurridos durante la jornada laboral, que presentan un enorme incremento del 20% respecto al dato registrado en 2020. Unos accidentes que pueden venir derivados de la mano de una incorrecta organización del trabajo para aquellos trabajadores que utilizan habitualmente furgonetas, coches o motos durante su jornada laboral, por lo que, en estos casos, deberían evitarse plazos ajustados, presión de tiempo y la carga excesiva de trabajo, algo que ocurre con mucha asiduidad en algunos sectores, como es el caso de las plataformas de reparto. Los vehículos deberán estar en condiciones adecuadas y deben respetarse las normas de circulación.

Para UGT, a la vista de los datos, resulta imprescindible que el Gobierno impulse una Mesa de Diálogo Social en materia de siniestralidad laboral, con el fin de acordar medidas que pongan fin a esta situación. No podemos permitir que los trabajadores y trabajadoras sigan muriendo por el simple hecho de ganarse la vida.

En este sentido, el sindicato manifiesta la necesidad de articular un Plan de choque contra la siniestralidad laboral de forma inmediata. Este Plan de Choque debe ser integral y abordar las causas de los accidentes laborales con resultado mortal, por lo que debe abordar los fallecimientos por infartos y derrames cerebrales, primera causa de muerte durante la jornada laboral y relacionados con la enorme incidencia de los riesgos psicosociales entre la población trabajadora. 

Debe seguirse la estela del Marco Estratégico de la UE en materia de Salud y Seguridad en el trabajo 2022-2027 y adoptarse el enfoque de “Visión 0” relativo a la mortalidad laboral para el que es necesario la identificación y el tratamiento de las causas de estas muertes, la potenciación de la sensibilización frente a estos riesgos y el refuerzo del cumplimiento de la normativa. Para conseguir esto, es imprescindible reforzar la Inspección de Trabajo, con medios humanos y materiales, con el objetivo de vigilar el cumplimiento de la Ley de prevención de riesgos laborales y su normativa de desarrollo. Debe alcanzarse la ratio recomendada por la OIT de 1 inspector por cada 10.000 trabajadores, de esta forma se ampliaría su actividad planificada de visitas a empresas, algo que, en la actualidad, no ocurre.


► Datos completos sobre el avance de los accidentes de trabajo hasta agosto de 2021